El Molí de Dalt tiene capacidad para acoger a 10 huéspedes distribuidos en 4 dormitorios dobles y dos plazas más en la buhardilla.

 

El alojamiento dispone de tres baños, una cocina totalmente equipada, un gran salón con chimenea, una sala de estar en el primer piso, una amplia buhardilla, un porche exterior con barbacoa y varios prados adyacentes a la casa.

 

Todas las habitaciones están situadas en la segunda planta, tienen luz exterior y vistas al entorno natural de la finca.

 

La casa tiene una superficie hábil de unos 420m² distribuida en 2 plantas y una espaciosa azotea. Al tratarse de una casa antigua se llega a las plantas mediante escaleras y los accesos no están adaptados.

 

La casa está rodeada por bosques y prados, lo que la hace ideal para relajarse y desconectar de la rutina los fines de semana o para hacer retiros creativos o laborales.